viernes, 26 de julio de 2013

Megacausa Jefatura II - Arsenales II : Conmovedor testimoniode la hermana de Julio César Campopiano

En la audiencia de la jornada de ayer se trato el caso de Julio César Campopiano, joven poeta, secuestrado en 1976. “Mi hermano contrajo tétanos y fue dejado morir”, dijo su hermana Noemí en conmovedor testimonio.   Contrajo tétanos de tantas torturas y murió agonizando
 
"No lo busquen más. Lo matamos", le dijeron por teléfono a la madre de Julio Campopiano, la recordada "Pirucha", parte de la historia de las Madres de Plaza de Mayo en Tucumán. El joven había muerto entre los terribles dolores del tétanos, luego de sufrir brutales torturas en el centro clandestino de detención conocido como "el Arsenal" (en terrenos de la Compañía de Arsenales Miguel de Azcuénaga).
La primera testigo en declarar es Noemí Cristina Campopiano, hermana de Julio Campopiano, detenido desaparecido. Brindó detalles sobre lo ocurrido el 21 de octubre de 1976.

Julio César tenía 20 años y era estudiante. De origen español. Fue secuestrado frente al Cementerio Oeste de San Miguel de Tucumán por individuos que se desplazaban en un automóvil color blanco. En esos momentos Julio César se dirigía a un centro oficial de San Miguel de Tucumán a preguntar por el paradero de su hermano Cesar Gustavo, secuestrado previamente el mismo día en su domicilio (y posteriormente liberado). El secuestro de Julio Cesar fue presenciado por el testigo Pedro Eugenio Dilascio.

La familia fue informada por el Suboficial Mayor Gustavo Núñez que Julio César había sido llevado al Arsenal. El responsable de su secuestro fue el Sargento de Gendarmería Américo Gómez. Según el Ex-Gendarme Antonio Cruz. Julio César murió en febrero de 1977 en el Arsenal Miguel de Azcuénaga debido a una infección de tétanos producida por las torturas. Julio César fue dejado morir lentamente, agonizando durante días, arrojado en el suelo y sin recibir ningún tipo de asistencia médica.

“Julio, según contó Cruz, contrajo tétanos y fue dejado morir. Gustavo fue liberado y escuchó las torturas a su hermano”, contó Noemí. Más tarde explicó las peripecias de su madre "Pirucha", buscando a su hijo, y leyó fragmentos que encontró entre las cosas de la mujer de pañuelo blanco.

"Hijo querido, tu madre no va a dejar de buscarte nunca. Ya estamos cerca de encontrarnos", escribió Pirucha en una carta a Julio.

"Nos torturaban haciéndonos imaginar un reencuentro que no se daría jamás", escribió Pirucha. "Hemos sufrido mucho la indiferencia de los medios de comunicación y de la iglesia", leyó Noemí. Pirucha Campopiano dedicó su vida a buscar a su hijo y a los hijos de otras madres. Su arma, el pañuelo blanco.

“Julito Campopiano tenía 18 años cuando fue secuestrado, al día siguiente cumplía los 19. Tengo miedo de olvidarme de Julio, me olvidé de su voz, no quiero olvidarme de él", dijo Noemí. En un testimonio fuerte, detallado y sumamente emotivo.

Luego declaró Ada Celia Campopiano, “mi mamá no fue solamente mi mamá, fue una madre de Plaza de Mayo", dijo Celia Campopiano. Luego aseguró que Félix Insaurralde perseguía a su familia.

En la jornada de ayer, también se trató el caso de Humberto González y Lorenzo Lerma, a través del testimonio de José Ángel Di Marco, quien junto a Humberto González y Lorenzo Lerma estaban en la imprenta Interprovincial cuando el 17 de septiembre de 1976 fueron secuestrados. Lerma y González fueron llevados a Arsenales. Lerma fue liberado tiempo después. Humberto González permanece desaparecido.

La causa juzga la responsabilidad de 41 imputados, tiene 215 víctimas y más de 400 testigos. Entre los imputados se encuentran, además de militares y policías, dos civiles y un cura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada