miércoles, 31 de diciembre de 2014

Comienzan 48 horas decisivas en la causa contra Milani en Tucumán

El juez Bejas debe definir dos planteos de la defensa del militar; este año, el magistrado sobreseyó al ministro Manzur, acusado de enriquecimiento ilícito

Por Fabián López  | Para LA NACION


SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- En las próximas 48 horas podría quedar echada la suerte del jefe del Ejército, teniente general César Milani, en la causa en la que fue imputado por la desaparición del conscripto Alberto Ledo, ocurrida en 1976, en esta provincia.

Entre hoy y mañana, el juez federal de Tucumán, Daniel Bejas, debe resolver varias cuestiones para el desarrollo de la investigación. En primer lugar, tendrá que decidir si el expediente es habilitado como asunto de feria, teniendo en cuenta que pasado mañana comienza el receso judicial de enero. Según estimaron fuentes judiciales consultadas por LA NACION, el juez estaría evaluando la posibilidad de postergar el caso para febrero de 2015, cuando vuelva la actividad a los tribunales.

El fiscal federal Carlos Brito, quien la semana pasada imputó a Milani por falsedad de documentos públicos y encubrimiento en el crimen del soldado Ledo y pidió que sea citado a declarar, requerirá que el tema se declare asunto de feria, siguiendo instrucciones del fiscal general Gustavo Gómez. De todas maneras, es Bejas quien tiene la última palabra y, según estimaron las mismas fuentes, "por sus antecedentes en otras causas que involucran a funcionarios, se tomaría su tiempo para adoptar decisiones importantes".

Otra definición valiosa que deberá adoptar el juez es si hace lugar a un planteo de la defensa de Milani para que se excluya como prueba la documentación supuestamente falsificada en 1976 por el militar, en la que se hizo figurar como "desertor" a Ledo, cuando desapareció.

Los abogados del militar objetaron esa documentación con el argumento de que se trata de una copia certificada y no del original.

"Si se cae esta prueba, se cae la causa, porque a Milani se lo acusa de haber falsificado esa acta, haciendo aparecer a Ledo como desertor, cuando en realidad lo hizo desaparecer el gobierno de facto, y fue por la firma de esa documentación que también se lo imputó por encubrimiento del crimen del soldado", explicó a LA NACION una fuente judicial.

Por otro lado, el magistrado debe resolver por estas horas el planteo de recusación que los abogados del jefe del Ejército presentaron contra el fiscal Brito "por temor de falta de objetividad".

Si Bejas hiciera lugar a ese requerimiento de la defensa, la causa quedaría en manos de Pablo Camuña, quien jurará hoy como titular de la Fiscalía Federal Nº 2 de Tucumán. Camuña, simpatizante de La Cámpora y muy cercano a la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, fue quien solicitó el archivo de la primera causa en la que se investigaba la vinculación de Milani con tareas de represión durante la última dictadura. Por esa actuación, cuando estaba al frente de la Unidad Fiscal de Investigación de Violaciones de los Derechos Humanos en Tucumán, la oposición rechazó recientemente el pliego de Camuña al ser tratado en el Senado, donde fue ungido fiscal gracias al voto del oficialismo.

Al respecto, el diputado nacional José Cano (UCR-Tucumán) advirtió que "hay que estar atentos porque el kirchnerismo intentará garantizar que la causa caiga, desplazando a Brito y colocando al frente a Camuña, que ya favoreció a Milani".
Los fallos del juez Bejas

Ésta no es la primera vez que Bejas tiene en sus manos una causa que involucra a funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner. El magistrado llevó adelante el expediente por enriquecimiento ilícito contra el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, a quien sobreseyó después de cuatro años (la causa había sido iniciada en 2010 por el abogado y peronista disidente Oscar López).

En la sentencia, que fue apelada por la querella y hoy está en manos de la Cámara Federal de Apelaciones, Bejas consideró que la investigación no logró demostrar que Manzur se haya enriquecido de manera ilegal.

Antes de ser designado en el Juzgado Federal Nº 1 de Tucumán, en 2010, Bejas se desempeñó como apoderado del PJ local entre 1984 y 1996, mientras que entre 2003 y 2005 fue abogado de dos empresas del gobernador José Alperovich..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada