viernes, 3 de mayo de 2013

Megacausa Jefatura II - Arsenales II "Fue un plan sistemático de exterminio"

Dijo en su testimonio Liliana Vittar, testigo en la megacausa "Arsenales II-Jefatura II". La actual jueza fue asesora de la comisión bicameral que investigó los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

La Comisión Bicameral que registró denuncias sobre secuestros y desapariciones durante la última dictadura llegó a la conclusión de que "hubo un plan sistemático llevado a cabo por todas las Fuerzas Armadas", reveló ayer Liliana Vittar, testigo en la megacausa "Arsenales II-Jefatura II".

 Vitar, quien actualmente es jueza penal y preside la Asociación de Magistrados de Tucumán, fue asesora de la comisión bicameral que investigó los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar y fue la testigo que inició la jornada desarrollada ayer en los tribunales federales de Tucumán.

 La magistrada explicó con detalles el informe donde se cuenta cómo eran los secuestros y cuales eran los 33 centros clandestinos que funcionaban en la provincia.

 La bicameral, que funcionó entre marzo de 1984 y abril de 1985, recibió 487 denuncias de liberados y familiares de desaparecidos en Tucumán. Funcionó durante un año.

Destacó que cuando las causas estuvieron en manos del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas las presiones y amenazas fueron constantes.

La testigo indicó que entre los métodos de tortura estaban: el enterramiento, el arrastre, las picanas. También saqueaban y tomaban 'botín de guerra'.

En este marco, precisó que la Bicameral llegó a la conclusión que “era un plan sistemático. Una total privación de la justicia, incluso los abogados eran asesinados”.

Respecto a métodos de tortura indicó que “en la escuelita de Famaillá la picana eléctrica estaba dirigida los senos y a la parte genital, mientras que en Monteros tenían como método de tortura el "colgamiento".

Por último manifestó que miembros de la sociedad civil fueron cómplices y partícipes, entre ellos empresarios de ingenios y médicos.

Antes de finalizar su testimonio, que fue acompañado por fuertes aplausos, dijo "he trabajado con mucho apoyo de las madres a quienes agradezco tanto su fuerza, su lucha, su ternura".

 Durante la jornada también se leyó la declaración de Alberto Augier, uno de los secuestrados que pasó por Arsenales y logró sobrevivir, aunque falleció antes de que comience la megacausa.

En esa declaración, Augier contó que lo dejaron 5 días enterrado solo con su cabeza afuera y que cuando lo sacaron del pozo lo llevaron a una sala de tortura.

También detalló el horror vivido por los detenidos y resaltó que había un guardia al que recordaba por "lo sádico y degenerado que era".

Augier contó que el lema del represor Antonio Domingo Bussi era "`es preferible matar a un inocente a que se escape un subversivo`". 

El testigo estuvo detenido y fue torturado por aproximadamente 5 meses en Arsenal Miguel de Azcuénaga. Contó del asesinato de un hombre delante de su hijo a quien lo secuestraron luego.

El Tribunal Oral Federal (TOF) que integran los jueces Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Juan Carlos Reynaga dispuso un cuarto intermedio antes de comenzar el testimonio de Mirta Mántaras, quien declarará hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada