viernes, 6 de noviembre de 2015

Tucumán: cuatro nuevas identificaciones en el Pozo de Vargas

A partir de los resultados del trabajo del EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) se realizó la identificación de cuatro desaparecidos secuestrados en el año 1976 cuyos restos fueron hallados en las excavaciones realizadas en el Pozo de Vargas.
Tucumán: cuatro nuevas identificaciones en el Pozo de Vargas

Moisés Antonio Ferreyra, trabajador del Ingenio San Pablo con 19 años fue secuestrado el 26 de mayo de 1976, Francisco Diaz, de 36 años, fue secuestrado en febrero de 1976 en el transcurso del Operativo Independencia meses antes de iniciado el golpe; Luis Magin Herrera un carpintero de 41 años fue secuestrado en abril de 1976 y Héctor Raul Vazquez, de 57 años, fue secuestrado en diciembre de 1976.

Todos ellos tenían en común que fueron víctimas del terrorismo de estado y se encontraban en condición de detenidos-desaparecidos hasta que hoy se dio a conocer que fueron identificados sus restos en la fosa de inhumación clandestina conocida como “Pozo de Vargas”.

El día de ayer el Juzgado Federal N°2 de Tucumán dio a conocer las nueva identificaciones de los desaparecidos cuyos restos fueron hallados a partir de los trabajos de excavación que hace más de una década se llevan a cabo en el “Pozo de Vargas”. Los trabajos en dicho predio se iniciaron en el año 2000 a partir de la denuncia que en un antiguo pozo de agua del ferrocarril se encontraría una fosa con los restos de detenidos desaparecidos secuestrados durante el Operativo Independencia y la última dictadura militar, bajo el mando del genocida Bussi.

A partir de ahí se iniciaron las excavaciones y tras años de trabajo se profundizo más de 28 metros de profundidad. Las identificaciones ya arrojaron un numero de 48 víctimas que sus restos fueron hallados en dicho Pozo, entre los que se encuentran trabajadores de distintos Ingenios de la provincia- Ingenio San Juan, Santa Rosa, Concepción y Esperanza-, estudiantes de la UNT, amas de casa y trabajadores ferroviarios, entre otros.

A pesar de llevar más de una década de investigaciones y decena de identificaciones aun no ha sido enjuiciado un solo genocida por los hechos acontecidos en dicho predio. Mientras los archivos de la dictadura sigan sin ser puestos a disposición de la población cientos de desaparecidos en la provincia permanecerán sin ser hallados ni identificados para ser restituidos a sus familias.

Moisés Antonio Ferreyra, trabajador del Ingenio San Pablo con 19 años fue secuestrado el 26 de mayo de 1976, Francisco Diaz, de 36 años, fue secuestrado en febrero de 1976 en el transcurso del Operativo Independencia meses antes de iniciado el golpe; Luis Magin Herrera un carpintero de 41 años fue secuestrado en abril de 1976 y Héctor Raul Vazquez, de 57 años, fue secuestrado en diciembre de 1976.
Todos ellos tenían en común que fueron víctimas del terrorismo de estado y se encontraban en condición de detenidos-desaparecidos hasta que hoy se dio a conocer que fueron identificados sus restos en la fosa de inhumación clandestina conocida como “Pozo de Vargas”.
El día de ayer el Juzgado Federal N°2 de Tucumán dio a conocer las nueva identificaciones de los desaparecidos cuyos restos fueron hallados a partir de los trabajos de excavación que hace más de una década se llevan a cabo en el “Pozo de Vargas”. Los trabajos en dicho predio se iniciaron en el año 2000 a partir de la denuncia que en un antiguo pozo de agua del ferrocarril se encontraría una fosa con los restos de detenidos desaparecidos secuestrados durante el Operativo Independencia y la última dictadura militar, bajo el mando del genocida Bussi.
A partir de ahí se iniciaron las excavaciones y tras años de trabajo se profundizo más de 28 metros de profundidad. Las identificaciones ya arrojaron un numero de 48 víctimas que sus restos fueron hallados en dicho Pozo, entre los que se encuentran trabajadores de distintos Ingenios de la provincia- Ingenio San Juan, Santa Rosa, Concepción y Esperanza-, estudiantes de la UNT, amas de casa y trabajadores ferroviarios, entre otros.
A pesar de llevar más de una década de investigaciones y decena de identificaciones aun no ha sido enjuiciado un solo genocida por los hechos acontecidos en dicho predio. Mientras los archivos de la dictadura sigan sin ser puestos a disposición de la población cientos de desaparecidos en la provincia permanecerán sin ser hallados ni identificados para ser restituidos a sus familias.
- See more at: http://www.laizquierdadiario.com/spip.php?page=movil-nota&id_article=26952#sthash.sVxXHsd8.dpuf

Tucumán: cuatro nuevas identificaciones en el Pozo de Vargas

CeProDH Tucumán
A partir de los resultados del trabajo del EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) se realizó la identificación de cuatro desaparecidos secuestrados en el año 1976 cuyos restos fueron hallados en las excavaciones realizadas en el Pozo de Vargas.


Tucumán: cuatro nuevas identificaciones en el Pozo de Vargas

Moisés Antonio Ferreyra, trabajador del Ingenio San Pablo con 19 años fue secuestrado el 26 de mayo de 1976, Francisco Diaz, de 36 años, fue secuestrado en febrero de 1976 en el transcurso del Operativo Independencia meses antes de iniciado el golpe; Luis Magin Herrera un carpintero de 41 años fue secuestrado en abril de 1976 y Héctor Raul Vazquez, de 57 años, fue secuestrado en diciembre de 1976.
Todos ellos tenían en común que fueron víctimas del terrorismo de estado y se encontraban en condición de detenidos-desaparecidos hasta que hoy se dio a conocer que fueron identificados sus restos en la fosa de inhumación clandestina conocida como “Pozo de Vargas”.
El día de ayer el Juzgado Federal N°2 de Tucumán dio a conocer las nueva identificaciones de los desaparecidos cuyos restos fueron hallados a partir de los trabajos de excavación que hace más de una década se llevan a cabo en el “Pozo de Vargas”. Los trabajos en dicho predio se iniciaron en el año 2000 a partir de la denuncia que en un antiguo pozo de agua del ferrocarril se encontraría una fosa con los restos de detenidos desaparecidos secuestrados durante el Operativo Independencia y la última dictadura militar, bajo el mando del genocida Bussi.
A partir de ahí se iniciaron las excavaciones y tras años de trabajo se profundizo más de 28 metros de profundidad. Las identificaciones ya arrojaron un numero de 48 víctimas que sus restos fueron hallados en dicho Pozo, entre los que se encuentran trabajadores de distintos Ingenios de la provincia- Ingenio San Juan, Santa Rosa, Concepción y Esperanza-, estudiantes de la UNT, amas de casa y trabajadores ferroviarios, entre otros.
A pesar de llevar más de una década de investigaciones y decena de identificaciones aun no ha sido enjuiciado un solo genocida por los hechos acontecidos en dicho predio. Mientras los archivos de la dictadura sigan sin ser puestos a disposición de la población cientos de desaparecidos en la provincia permanecerán sin ser hallados ni identificados para ser restituidos a sus familias.
- See more at: http://www.laizquierdadiario.com/spip.php?page=movil-nota&id_article=26952#sthash.sVxXHsd8.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada