lunes, 27 de febrero de 2012

El Arzobispado.... (como mínimo) encubridor

Para diciembre de 2010, el Arzobispado de Tucumán gestionó y depositó una caución de 115 mil pesos para liberar al cura José Eloy Mijalchyk, después del procesamiento. Por entonces, el arzobispo aún era Juan Villalba, famoso en diciembre de 2002 cuando se opuso en una homilía a la candidatura de José Alperovich por su condición de judío, y segundo hasta el cambio de autoridades de Jorge Bergoglio en la Conferencia Episcopal.

En una presentación hecha ante el juzgado, el abogado de Mijalchyk indica que para llegar al total del dinero de la fianza que le impuso el juzgado de 150 mil pesos, el cura ofrecía una camioneta que estaba a su nombre, valuada en 35 mil pesos, y el resto del monto lo iba a poner el Arzobispado. El 20 de enero de 2011 se terminó todo el trámite con la orden de depósito al Banco Nación. Por entonces todavía no se había producido el cambio de arzobispos en la cabeza de la Iglesia tucumana. Después de doce años seguía en su puesto el arzobispo Luis Héctor Villalba, que saltó a la fama en diciembre de 2002 cuando, en medio de la crisis y los problemas de desnutrición de su provincia, usó una de las homilías para oponerse a la candidatura de Alperovich. En julio del año pasado, cuando se despedía de su comunidad durante el Tedéum, habló por última vez y habló de la memoria: “Conmemorar es recordar nuestro origen, los hechos. Debemos tener memoria histórica sin distorsionarla, sin ideologizarla. Debemos ponernos ante nuestra verdad histórica”.

Los borradores del cura

En la causa están los apuntes de inteligencia que tomó el cura José Eloy Mijalchyk, párroco de la Iglesia Cristo Obrero entre sus vecinos del barrio El Colmenar de Tucumán. Los documentos aportados en la causa en 2010 por un sobreviviente que logró guardarlos muestran cómo el padre Pepe, con libre acceso al centro clandestino de Arsenales, daba cuenta de lo que hacían sus vecinos, entre los que según sus indicaciones había un “posible militante del ERP”.

En la primera página, bajo el título “Iglesia José Obrero (El Colmenar)”, se lee: “Hay un tipo barbudo que todas las noches duerme en la Capilla de Granja Modelo, viste ropa verde”. Luego, aparte: “Ruta 205, frente a una escuela, vive un tal Villarreal, éste hace contacto con un tal Riojano, este vive detrás de la estafeta de Granja Modelo. Según varias personas, se siente cavar todas las noches”. Después de un pie donde se lee “para Casa de Gobierno”, dibuja un croquis de la Granja con las referencias necesarias. Enseguida escribe unas fichas con los datos de las personas:

“Benito Villarreal, 23 años, pelo negro enrulado, 1,70 de estatura, sin trabajo (siempre porta dinero, viaja a Buenos Aires ida y vuelta en avión, período 73-75). Posible ERP”, dice subrayado. “Reuniones semanales con el boliviano en su domicilio. Conoció sobre la muerte de dos japoneses que vivían en (no se entiende). Fue visto dos veces con el desconocido de la Iglesia.”

Luego da los datos de “boliviano; filiación: no conozco; domicilio: detrás de la estafeta de Granja Modelo. Reuniones semanales (días variables) en su domicilio con Benito Villarreal y desconocidos sobre todo en horario nocturno”. Finalmente también consigna los datos del desconocido: “Barbudo, delgado, 1,80 de estatura (...) Duerme en la Iglesia (secretaría)... Para su alimentación, se constató dos veces con Villarreal”.

La lista de acusados

La elevación a juicio contempla a 21 represores. Además del cura José Eloy Mijalchyk y el escribano Juan Carlos Jesús Benedicto, serán juzgados Ernesto Arturo Alais, ex jefe del Regimiento 19 de Infantería; Miguel Alfredo Manuel Paz, ex segundo jefe y ex jefe del Estado Mayor del mismo Regimiento 19; Camilo Angel Colotti, su sucesor; Augusto Leonardo Neme, mayor del Ejército y ex oficial del Estado Mayor de la V Brigada de Infantería; Ariel Rolando Valdiviezo, teniente primero y ex jefe de la compañía C del Regimiento 19 y jefe de la fuerza de tareas Aconquija; Carlos Eduardo Trucco, teniente primero, ex jefe de la compañía A y jefe de personal del Regimiento 19; Luis Orlando Varela, segundo jefe del destacamento de Inteligencia 142 con base en Tucumán; Luis Daniel De Urquiza, ex capitán e integrante del destacamento de inteligencia 142.; Adolfo Ernesto Moore, ex capitán y jefe de dos grupos de inteligencia 142; Ramón Alfredo Ojeda Fuente, jefe del grupo Situación Subversiva de Inteligencia 142; Fernando Torres, ex jefe de la Primera Sección Ejecución y jefe del grupo Situación General del Destacamento 142; Hugo Enzo Soto, ex mayor de Infantería del Ejército y ex jefe de Arsenal 5 Miguel de Azcuénaga; Pedro Osvaldo Caballero, su sucesor; Tomás Adolfo Güemes, ex segundo comandante de Gendarmería Nacional Argentina, encargado del CCD bajo órdenes de la Vª Brigada de Infantería y luego para el Destacamento 142; Alberto Héctor Rafael Montes de Oca, ex primer alférez de Gendarmería Nacional y ex jefe del Destacamento móvil 2 de Villa María, Córdoba, a cargo de Arsenal, revistando normalmente en casa de gobierno y en el Comando de la V Brigada; Ernesto Rivero, ex primer alférez de Gendarmería Nacional y ex jefe del Destacamento Móvil 1 de Campo de Mayo, interrogador del Arsenal; José Carlos Sowinski, ex alférez de Gendarmería y segundo jefe del Destacamento Móvil 2 de Villa María Córdoba; Roberto Heriberto Albornoz, ex jefe del Servicio de Informaciones Confidenciales/D2 de la Policía de la Provincia de Tucumán; Marcelo Omar Godoy, ex sargento de Gendarmería, con servicios en el Destacamento Móvil 1 de Campo de Mayo, Buenos Aires, asignado a Arsenal, y Celso Alberto Barraza, ex primer alférez de Gendarmería, con servicios en el Destacamento Móvil 2 de Villa María, Córdoba y asignado a Arsenal.

 Por Alejandra Dandan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada