miércoles, 14 de noviembre de 2012

La Justicia apartó a Menéndez de la megacausa de Tucumán

VIEJOS IMPUNES
 
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán resolvió separar al represor Luciano Benjamín Menéndez y a Enrique Arturo Alais del juicio en el que se juzgan los delitos de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos de detención Arsenal y Jefatura de Policía contra 235 víctimas. Los magistrados consideraron que mantener en el proceso a ambos represores lentificaría el debate oral y motivaría numerosas suspensiones por los problemas de salud alegados por Alais y la superposición de causas en la que es requerido Menéndez.

El juicio oral comenzó el lunes pasado, pero el martes debió suspenderse porque se informó que Alais se había caído de la cama en la cárcel de Ezeiza, donde cumple detención, y por lo tanto debía ser internado. Precisamente, el acusado permanece en el Hospital Militar y quedó así impedido de escuchar desde la cárcel por videoconferencia las acusaciones en su contra.

El abogado defensor, Facundo Maggio, alegó que su cliente, de 83 años, sufre demencia senil y no puede entender la gravedad de las acusaciones en su contra. En ese marco, el tribunal resolvió separarlo del grupo de acusados, y planteó el mismo procedimiento sobre Menéndez, pero no por razones de salud sino de agenda. Es que el juicio iniciado en Tucumán se superpone a otros procesos judiciales por crímenes de lesa humanidad que se le siguen en La Rioja y en Córdoba.

Para los magistrados, las audiencias en Tucumán a condición de la presencia de Menéndez lentificarían el debate oral y motivaría numerosas suspensiones. Sin Menéndez ni Alais, en el juicio oral quedan otros 42 acusados, entre ellos civiles -como un sacerdote y un escribano- que habrían participado de los graves delitos investigados en la causa.

Hoy, los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y el subrogante Juan Carlos Reynaga siguieron escuchando la lectura de los hechos que se ventilarán en el debate, por parte del Ministerio Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada