sábado, 17 de noviembre de 2012

Megacausa: 235 crímenes por resolver

Los nombres de las víctimas -y casos- se irán agregando a diario, (en el orden en el que figuran en los expedientes judiciales). Algunos casos cayeron debido a la separación de tres de los imputados.

José Gabriel Agüero (desaparecido)
El estudiante de medicina fue secuestrado el 21/09/77. Iba con su esposa, Estela Josefina López, a la Terminal de Ómnibus. Fue visto por última vez en la Jefatura de Policía.

Estela Josefina López (desaparecida)

Estaba junto a su esposo, José Gabriel Agüero, la noche en que las fuerzas represivas los secuestraron cuando iban a buscar unos conocidos que llegaban de viaje.

Yolanda Esther Argüello (desaparecida)

La sacaron de su casa de Cebil Redondo en mayo de 1977; fue llevada a la Jefatura, donde la torturaron. La liberaron, pero fue secuestrada a los cuatro meses, estando embarazada.

Lilia Estela Sesto (desaparecida)

Fue abatida por las fuerzas represoras en su casa, ubicada en calle Uruguay al 1.353. El cuerpo fue llevado a la Jefatura, y luego llevado a una fosa del Cementerio del Norte.

Olga del Valle Rabsium (desaparecida)

Estaba en la casa de Lilia Sesto. Junto con ellas fue ultimado un hombre que jamás fue identificado. Sus restos también fueron depositados en el Cementerio del Norte.

Enrique Camilo Sesto (secuestrado)

El padre de Lilia Sesto fue detenido por un policía que habría confesado ser el homicida de su hija. Lo liberaron tras pagar una coima y obligarlo a no seguir indagando.

José Carlos Méndez (secuestrado)
El trabajador rural y militante peronista fue detenido por policías en marzo de 1976. Estuvo en el CCD "La Escuelita" (Famaillá), donde lo torturaron. Fue liberado en mayo.

Gloria y Fernando Curia (desaparecidos)

Los estudiantes, de 23 y 18 años, fueron secuestrados de su casa de la capital en mayo de 1976. Estuvieron alojados en el CCD que funcionó en la ex Jefatura de Policía.

Víctor Manuel Moreira (desaparecido)

El joven de 23 años era estudiante y militaba en la Juventud Peronista. Fue secuestrado en la calle en abril de 1977. Habría sido ejecutado en el CCD de la Jefatura.

Pablo Benito Brito (secuestrado)

En 1976 fue detenido en su trabajo por soldados al mando de Juan Durán (interventor militar de la Fotia). Fue torturado en la Jefatura y en la Brigada de Investigaciones.

María Barrionuevo (desaparecida)

En mayo de 1977 uniformados la secuestraron en su casa de Tafí Viejo. Fue trasladada al CCD de la Jefatura de Policía, donde prestó declaración bajo tortura. Se cree que allí fue ejecutada.

Raúl René Romero y Roberto Valenzuela (desaparecidos)

Fueron secuestrados junto en julio de 1977 de su casa de Luisiana (Cruz Alta). Fueron trasladados al CCD Jefatura de Policía. Habrían sido ejecutados.

Reyes Alcario Romero (desaparecido) y María del Valle Bazán de Romero
El matrimonio fue secuestrado de su casa, en Estación Pacará, departamento Cruz Alte, el 20 de julio del 77. María Bazán estaba embarazada de seis meses. Desvalijaron la casa y quemaron lo que quedó. Reyes continúa desaparecido.

María Cristina Bejas (desaparecida)

La psicóloga, e integrante del Movimiento Familiar Cristiano, fue secuestrada en abril del 77 en la puerta del Colegio Belgrano (Chacabudo y General Paz) por una persona vestida de civil. Un testigo la vio en la Jefatura, donde fue sometida a torturas. Sigue desaparecida.

Elda Calabró (desaparecida)
La abogada laboralista, sin militancia política o social. Fue secuestrada el 15 de junio del 76, cuando iba en el auto con su hermano, Juan Antonio Calabró. Los llevaron al parque 9 de Julio, donde la trasladaron a otro auto y dejaron a su hermano, que los siguió hasta ver que entraban a la Jefatura. Habría sido ejecutada. Sus familiares fueron extorsionados para que dejasen de buscarla.

Juan Manuel Carrizo (desaparecido)

Era contador público nacional y hasta 1968 había sido jefe de contadores fiscales de la Casa de Gobierno. El 20 de mayo del 76 fue secuestrado por el Ejército en Cebil Redondo, para ser trasladado a la Jefatura de Policía. Su cuerpo sin vida fue visto por varios testigos en ese CCD.

Juan Ignacio Cativa (liberado, con secuelas físicas por las torturas)

Era empleado de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán y delegado gremial. El 26 de mayo de 1976 fue despedido por sus actividades políticas y gremiales. El 18 de marzo de 1978, cerca de las 14.30, cuando descendía de un colectivo de la línea 7, en Castro Barros y pasaje Santillán (barrio Kennedy), dos individuos lo interceptaron y lo obligaron a subir en un Ford Falcon verde. Lo trasladaron hasta el CCD de Jefatura de Policía, donde le vendaron los ojos y lo encadenaron. Lo interrogó Roberto Heriberto Albornoz (lo reconoció por la voz, porque en dos oportunidades anteriores ya había sido interrogado por el imputado). Fue torturado e interrogado durante 10 o 15 días y luego liberado en avenida Ejército del Norte, frente al Hogar San Roque. Como consecuencia de las torturas, la víctima sufre actualmente de graves problemas de salud.

Ezequiel Matías Claudio Pereyra (desaparecido) y María Cristina Verónica Pereyra (liberada)

Matías Claudio Pereyra (militante peronista) fue secuestrado el 6 de julio del 77, las 21.30, mientras se encontraba conversando con su amigo Segundo Juri, en 25 de Mayo y Santa Fe. Fueron abordados por tres hombres armados que vestían de civil y llevaban ponchos negros largos. Dos de ellos introdujeron a Pereyra en el interior de un automóvil Ford Falcón verde, sin chapa patente mientras lo encañonaban con un revólver en el cuello. Fue trasladado al CCD de Jefatura de Policía, según declararon testigos.

A los tres meses del secuestro, su hermana, María Cristina Verónica Pereyra, fue secuestrada y llevada al CCD de Jefatura de Policía. Allí pudo escuchar a su hermano. Ezequiel prestó declaración bajo tortura y figura en una lista elaborada por la policía de la provincia titulada "Indice de declaraciones de Delincuentes Subversivos" con la sigla DF, que indica que su ejecución fue decidida por la llamada "Comunidad Informativa de Inteligencia".

María Cristina fue liberada y Matías Claudio continúa desaparecido

Javier Hipólito Centurión (desaparecido)

Tenía 39 años, estaba casado, tenía dos hijos, trabajaba en un taller mecánico y cursaba el 6º año de la carrera de ingeniería mecánica en la Universidad Tecnológica Nacional. Era militante de la Juventud Peronista.

El 19 de agosto del 76, alrededor de las 20.30, cuando salía del bar "Il Sorpasso" (Mendoza 536), donde había estado con unos amigos, fue interceptado en Mendoza y 25 de Mayo, por un automóvil Torino cuatro puertas, color azul/celeste, chapa patente de Capital Federal, del que descendieron cinco hombres vestidos de civil y portando armas cortas y largas, entre ellos Ricardo Oscar Sánchez y Froilán Ruiz (a) "Carpincho" y lo introdujeron en el coche.

El secuestro fue presenciado por amigos de Centurión, desde la vereda del bar. Dos de ellos, Dante Orlando Santilli y Romelio Rolando Maciel, subieron a su automóvil y siguieron al Torino. Así pudieron comprobar que el automóvil donde era trasladado Centurión se dirigió hasta la ex Jefatura de Policía. En ese CCD fue visto por un testigo entre agosto y octubre de 1976. Centurión prestó declaración bajo tortura y figura en una lista elaborada por la policía de la provincia titulada "Indice de declaraciones de Delincuentes Subversivos", con la sigla DF que indica que su ejecución fue decidida por la llamada "Comunidad Informativa de Inteligencia".

Luego del secuestro, el entonces Comisario Mayor Roque Rubén Rodríguez (jefe del Departamento Operaciones Policiales), le confió al hermano de la víctima, José Centurión, que su hermano se hallaba en la Sección "Confidenciales" y que pronto saldría en libertad. Unas dos semanas después del secuestro, el mismo oficial les dijo a los familiares que Centurión ya no se encontraba en esa dependencia policial.

Hasta la fecha Javier Hipólito Centurión permanece desaparecido.

Carlos Oscar Jiménez (desaparecido)
Era delegado gremial de la fábrica Grafanor, ubicada en Famaillá. El 25 de enero de 1977, a las 21.15, cinco hombres vestidos de civil, que se trasladaban en un furgón Chevrolet blanco, todos encapuchados, con borceguíes, pantalones verdes de fajina, portando armas largas, ingresaron a su domicilio en calle Colón 835, de la ciudad de Concepción, luego de voltear la puerta a patadas. Lo sacaron de la casa y le vendaron los ojos. Todo ocurrió en presencia de su madre, María Corbalán de Jiménez.

Fue visto en la base militar del ex Ingenio Nueva Baviera en el año 1977 y en el CCD de Jefatura de Policía por Raúl Osvaldo Santillán. Prestó declaración bajo tortura, figura en el "Indice de declaraciones de Delincuentes Subversivos" con la sigla DF que indica que su ejecución fue decidida por la llamada "Comunidad Informativa de Inteligencia". Continúa desaparecido.

Demetrio Angel Chamatrópulos (liberado, "bajo vigilancia")

Era guardaparques de la UNT. El 5 de mayo de 77, después de la medianoche, y mientras descendía del cerro San Javier en su camioneta rastrojera, acompañado por la enfermera Eduviges, viuda de Bülow, fueron interceptados por un Ford Falcon color azul, en cuyo interior habían cuatro personas encapuchadas. Mientras uno de los sujetos se retiró con la señora de Bülow en el rastrojero, bajaron a Chamatrópolus, lo golpearon y obligaron a aocstarse el asiento trasero de un Ford Falcon, le pusieron un arma en la cabeza y lo taparon con una capa.

Fue trasladado al CCD de Jefatura de Policía, donde fue encerrado en una especie de celda, con los ojos vendados y maniatado. Fue torturado y acusado de colaborar con los guerrilleros. Pudo divisar a través de un ventiluz la calle Santa Fe. Entre sus captores estaba Luis Armando De Cándido. Le asignaron el número 25, que llevaba escrito en un pedazo de madera terciada y colgado con un hilo. Estuvo cautivo con otras personas, entre ellos Apaza, un abogado de Santiago y escuchó gritos de otros hombres y mujeres que eran torturados.

En una oportunidad pudo ver a Antonio Bussi, Albino Mario Zimmermann y Roberto "el Tuerto" Albornoz, cuando visitaban el lugar donde estaba detenido. Prestó declaración bajo tortura y figura en el "Indice de declaraciones de Delincuentes Subversivos" con la palabra "Libertad".

Fue liberado el 13 de junio del 77 a las 2.30 de la madrugada, luego de un simulacro de fusilamiento, pero continuó bajo vigilancia.

Pedro Antonio Cerviño y José Ramón Cerviño (secuestrados, torturados)

Los hermanos fueron secuestrados el 8 de febrero del 77, en horas de la siesta, cuando regresaban de su trabajo, en la Empresa Industrias Refractarias del Norte S.A. en Lastenia, en su auto AMI 8. Al llegar a la Banda del Río Salí los interceptó un automóvil Peugeot 504, del que bajaron cuatro personas armadas vestidas de civil que los obligaron a bajar del auto y los introdujeron por la fuerza en el asiento trasero del Peugeot, donde los llevaron agachados hasta el CCD de Jefatura de Policía.

Pedro Antonio Cerviño compartió cautiverio con Azucena Nélida de Forti, Pedro Corroto, Ricardo Salinas y su mujer, Griselda Ponce y una señora Margarita. El 7 de marzo de 1977 fue trasladado a la Brigada de Investigaciones de la Policía de Tucumán y sometido a distintos tipos de tormentos que les produjeron secuelas físicas. Recibió amenazas de muerte sobre su familia, las que se materializaron con el posterior secuestro de su madre, Matilde Palmieri de Cerviño.

Posteriormente, fue trasladado al Comando de la V° Brigada de Infantería del Ejército, donde fue interrogado por una persona que decía ser capitán del Ejército, que venía de Buenos Aires por orden del general Suárez Mason.

José Ramón Cerviño, por su parte, estuvo detenido en el CCD de Jefatura de Policía por dos o tres semanas, durante las cuales también fue torturado. Luego lo liberaron y le dieron prisión domiciliaria.

Ambos hermanos fueron sometidos a un Consejo de Guerra, en la V° Brigada de Infantería, el cual fue presidido por el entonces teniente coronel Jorge Carmen Rafael Montero. A Pedro Cerviño lo condenaron a 14 años de prisión por el delito de asociación ilícita calificada en base a una declaración falsa que le hicieron firmar. A José Ramón lo absolvieron. En marzo de 1977 fue trasladado al penal de Villa Urquiza y posteriormente a Sierra Chica donde fue liberado en diciembre de 1982.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada