lunes, 12 de noviembre de 2012

Terminó la primera jornada de la megacausa "Jefatura-Arsenales II"

Uno de los fiscales leyó una síntesis de los hechos que -según la investigación- padecieron las víctimas de la causa.

En la sala de Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán (TOF) comenzó esta mañana la primera megacausa por delitos de lesa humanidad, cometidos durante la última dictadura militar. Los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y el subrogante Juan Carlos Reynaga presidieron la primera audiencia del proceso oral "Jefatura II-Arsenales II", en el que se juzga a 44 imputados, entre ellos Luciano Benjamín Menéndez. El represor sigue la audiencia desde la cárcel de Ezeiza, a través del sistema de videoconferencia.

Como en todo proceso, el debate se inició con los planteos procesales. Luego, el Ministerio Público Fiscal empezó a leer una síntesis de los hechos que -según la investigación- padecieron las víctimas de la causa. Unos 100 casos fueron expresados en el recinto, los que no representan un poco menos de la mitad de los casos que están siendo tenidos en cuenta en la megacausa.

La jornada seguirá mañana a las 10, pero antes de continuar con la lectura, lo primero que se hará será resolver la separación de Ernesto Arturo Alais, ex jefe de Regimiento 19º de la Infantería, de la causa. Esto se debe a que se informó desde Buenos Aires sobre problemas de salud del acusado. Luego, se proseguirá con la lectura del otro centenar de trágicas historias ocurridas tres décadas atrás. Del total de los acusados, ocho están en el hospital del servicio penitenciario de Ezeiza y participarán mediante el sistema de teleconferencia.

Durante esta primera jornada, integrantes de numerosas asociaciones de Derechos Humanos ingresaron al salón de debate, ubicado en la esquina de Crisóstomo Alvarez y Chacabuco, de esta capital. También lo hicieron los parientes de los acusados, a quienes definieron como "presos políticos". Durante la audiencia, se vivieron momentos de tensión entre los familiares de los detenidos y los de los desaparecidos y/o víctimas. Aún así, no hubo incidentes.

Alrededor de 600 testigos repasarán a lo largo del juicio, que durará al menos hasta mediados de 2013, los horrores vividos durante la última dictadura militar en Tucumán. En el expediente las víctimas suman 235, entre desaparecidos y sobrevivientes. La mayoría de los que están vivos prestarán declaración como testigos.

Entre los damnificados figuran familias enteras, políticos, estudiantes, militantes, estudiantes, conscriptos, policías y trabajadores. Entre las víctimas también había cinco mujeres embarazadas. Además, hay denuncias de abusos sexuales. Las víctimas de estos delitos serán resguardadas y no trascenderá su identidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada