viernes, 23 de noviembre de 2012

Se reanuda el juicio por Arsenal Miguel de Azcuénaga y la Jefatura de Policía

Un juicio que avanza entre chicanas

En esta causa se juzgan secuestros, torturas y asesinatos contra 234 víctimas, tendrá 41 imputados, tras el apartamiento del general Luciano Menéndez, reclamado en otros juicios, y dos bajas por problemas de salud.
Los familiares de las víctimas llevaron a la audiencia fotos en blanco y negro de los desaparecidos.

Con infinitas chicanas y planteos dilatorios de las defensas, que lograron postergar hasta última hora el comienzo de las declaraciones indagatorias, continuó ayer en Tucumán el megajuicio por delitos de lesa humanidad en los centros clandestinos Jefatura de Policía y Arsenal Miguel de Azcuénaga. El proceso a cargo del Tribunal Oral Federal de Tucumán, en el que se juzgan secuestros, torturas y asesinatos contra 234 víctimas, tendrá finalmente 41 imputados, tras el apartamiento del general Luciano Menéndez, reclamado en otros juicios, y dos bajas por problemas de salud.

El juicio comenzó el lunes 12 con 44 imputados, de los cuales dos quedaron en el camino por problemas de salud: el general retirado Ernesto Arturo Alais, ex jefe del Regimiento de Infantería 19 durante la dictadura, famoso por la lentitud de sus tanques en la Semana Santa de 1987; y el ex policía tucumano Hugo Rolando Albornoz. El tercer excluido es Menéndez, que ostenta el record de condenas por delitos de lesa humanidad. Su ausencia implicó dejar fuera del juicio la desaparición de Dardo Molina, ex presidente del Senado tucumano.

La audiencia de la mañana comenzó con tres horas de retraso, tiempo que los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Juan Carlos Reynaga habrían utilizado para resolver una batería de planteos preliminares de los defensores de los acusados. La postal de la sala de audiencias incluyó durante esas horas fotos en blanco y negro de los desaparecidos sobre cinco hileras de sillas. El tribunal rechazó la mayor parte de los planteos y sólo hizo lugar a exclusiones de casos como el de Molina.

Tras un cuarto intermedio que se prolongó hasta las cuatro de la tarde se comenzaron a leer las acusaciones a cada imputado, con el detalle de casos por el que deben rendir cuentas. Las víctimas totales del juicio son 234 e incluyen a Adriana Mitrovich y Horacio Ramón Ferreyra, cuyos restos enterrados como NN en el cementerio Tacanas fueron identificados la última semana por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Recién a las siete de la tarde el tribunal comenzó a citar a cada acusado para preguntarle si iba a hacer uso de su derecho a prestar declaración indagatoria. Primero fue el turno de los ocho que siguen el juicio por videoconferencia desde el penal de Ezeiza. La negativa inicial fue del oficial retirado Luis Daniel De Urquiza, ex miembro del Destacamento de Inteligencia 142. En tal caso debe leerse su declaración indagatoria en la etapa de instrucción, pero la audiencia volvió a enmarañarse por las chicanas y planteos de los defensores, que llegaron a pedir la recusación del tribunal por “parcialidad manifiesta”.

Sólo dos de los 41 imputados fueron juzgados antes por delitos de lesa humanidad. El ex jefe de inteligencia de la policía de Tucumán, Hugo “El Tuerto” Albornoz, acumula tres sentencias a prisión perpetua. El ex policía Luis Armando de Cándido fue condenado a 18 años de prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada