lunes, 3 de junio de 2013

Tucumán: indicios del bebé de una desaparecida

“Los guardias se peleaban por llevarse al bebé de la Panzona”, como apodaban a una prisionera embarazada, contó una sobreviviente del campo de exterminio “El Arsenal”, que funcionó durante la última dictadura en instalaciones del Ejército situadas en las afueras de esta capital. Al testificar el jueves en el juicio oral por la megacausa de crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos en la Jefatura de Policía de la provincia y en la Compañía de Arsenales “Miguel Azcuénaga”, Blanca Nélida Hoyos, recordó que los gendarmes que vigilaban a los cautivos “discutían entre ellos por el bebé, y uno decía: ‘A éste me lo llevo yo’”. Blanca relató además que la Panzona le dijo su nombre, del que solo se acordaba el apellido: García.

Gloria del Valle Iñíguez, quien tenía 17 años en 1976, vivía al igual que Blanca en el pueblo del ingenio azucarero La Florida y sobrevivió también al Arsenal, narró al tribunal una conversación que escuchó entre la Panzona y un gendarme: “Compadre, lléveme el bebé porque seguro que a mí me matan”, refirió. Los fiscales y abogados querellantes creen que la embarazada que dio a luz podría ser Nélida Zelarayán de García. Los restos de esta mujer, vinculada al igual que su marido también desaparecido PRT fueron identificados en 2012 entre los exhumados del Pozo de Vargas.

El lamentable número  de mujeres embarazadas asciende a 15 si se toman todos los casos denunciados en Tucumán. Entre 1975 y 1979 fueron detenidas y desaparecidas también: Olga Cristina González (cuatro a seis meses), Amalia Moavro (tres meses y medio), Rosa López (cinco meses), Nilda Zelarayán (seis meses), Nora Abdala (ocho meses), Alicia Pérez (tres meses), Lucrecia Lescano (cuatro a cinco meses), Alicia Cerrota (dos meses), Mónica García (dos meses) y María Angélica Cisterna (seis meses

Por Rubén Elsinger  -  Tucuman. Corresponsal - 01/06/13

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada