jueves, 31 de mayo de 2012

El hotel de lujo que Blaquier eligió para escapar de la justicia

El presidente del Ingenio Ledesma se alojó en el exclusivo Le Bristol durante dos semanas.

Nada mejor para descansar y reponerse de las dolencias cardíacas que una suite en la zona más chic de París, sobre la rue Faubourg Saint-Honoré, lugar de culto del shopping y la moda mundial. Y ni hablar si esa suite tiene vista a un jardín de 1200 metros cuadrados y permite acceder a una cena supervisada por Eric Frechon, chef tres estrellas para la guía Michelin. Todo eso es posible en el hotel Le Bristol, lugar que eligió el presidente del Ingenio Ledesma, Carlos Pedro Blaquier, imputado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, para hospedarse mientras supuestamente realizaba una interconsulta médica entre Londres y París.

El empresario azucarero decidió salir del país el 15 de abril pasado, justo un día antes de que la causa por 27 secuestros ocurridos en La Noche del Apagón, y otra por la desaparición de Luis Aredez –ex intendente de General San Martín donde está instalado el Ingenio Ledesma–, llegaran a  manos del juez Fernando Poviña, quien agilizó el expediente y llamó a Blaquier a declarar. Hasta ese día, las investigaciones habían estado a cargo del magistrado Carlos Olivera Pastor, quien las mantuvo paralizadas varios años.
El empresario permaneció en Le Bristol casi dos semanas, entre el 21 de abril y el 5 de mayo. El hotel es, junto al Ritz y al George V, un mito parisino. Por sus habitaciones pasaron desde el ex primer ministro alemán Konrad Adenauer, hasta las actrices Kim Novak, Rita Hayworth o el comediante Charles Chaplin. También frecuentaron el magnífico edificio del 8ème arrondissement, el barrio más caro de París donde las propiedades llegan a costar 16 mil euros –casi 90 mil pesos– el metro cuadrado, el cantante Mick Jagger, los actores Alain Delon, Sofía Loren y la difunta princesa Grace de Mónaco. Entre la farándula argentina, el chocolatero Ricardo Fort y Susana Giménez lo eligen cuando vacacionan en la Ciudad Luz.

Las suites de Le Bristol cuestan entre 1250 y 5400 euros por noche, algo que seguramente no significó ningún problema para el magnate cuya empresa, dedicada principalmente a la producción de azúcar de caña y papel, declaró en 2010 más de 216 millones de pesos de utilidades ante la Comisión Nacional de Valores.
De todas formas, posiblemente ni siquiera las habitaciones de 200 metros cuadrados lo hayan hecho sentir como en casa: su mansión La Torcaza, ubicada en las aristocráticas Lomas de San Isidro, tiene casi dos hectáreas, una superficie bastante mayor a la que podría ocupar en la cárcel si es declarado culpable de los delitos que se le imputan.
Por lo pronto, el titular de la Unidad Fiscal de seguimiento de causas por violaciones a los Derechos Humanos, Jorge Auat, confirmó ayer que Blaquier regresó a la Argentina y hoy deberá someterse a pericias médicas para determinar “si se encuentra en condiciones de prestar declaración” ante la justicia de Jujuy en el marco de la causa por La Noche del Apagón. Ya había sido citado el pasado viernes 18 de mayo, pero sus abogados justificaron su ausencia por encontrarse en medio de su periplo europeo.
Siempre que fue consultado, negó su participación en los hechos que se le imputan. “En este país, a todo el que tiene guita lo ataca la zurda”, respondió sin empacho durante una entrevista que brindó al diario La Nación en 2010.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada